La vida después del embarazo

El embarazo es una de las experiencias más bonitas que podemos experimentar como mujeres, sentir cómo crece la vida dentro de nuestro cuerpo es una sensación mágica y transformadora; sin embargo, debemos tener presente que muchas cosas cambiarán, algunas durante un tiempo; otras, de manera permanente.

Pero no hay que tener miedo, en esta etapa de la vida ya hemos alcanzado metas y retos. Hemos superado barreras, y con amor propio podremos enfrentarnos a estos cambios que ocurren durante y después del embarazo.

¡Aquí te contamos algunos de ellos!

Cambios físicos: aunque todos los cuerpos son diferentes, la mayoría de mujeres sufrimos cambios físicos en el embarazo que implican aumento del tamaño de los senos, pérdida de cabello, leves goteos de orina, piernas inflamadas, sensación de pesadez, pues nuestro útero aún está hinchado; y dolor de espalda debido a que nuestro abdomen está débil y todo el peso de nuestro cuerpo lo soportan las piernas y la espalda. La mayoría de estos cambios se dan en los primeros días del posparto y son normales.

Cambios emocionales: durante los 3 y 5 primeros días del posparto muchas mujeres sienten angustia y tristeza. Los expertos asocian estos sentimientos a la cantidad de hormonas que están presentes en nuestro cuerpo justo después del embarazo. Aunque no siempre se presenta esta sensación, pues tener un hijo es una inmensa alegría, no hay por qué alarmarnos si sentimos ganas de llorar o nos sentimos desubicadas los primeros días. Nuestro cuerpo acaba de sufrir un cambio importante y se está reacomodando.

Cambios en la vida de pareja y de familia: muchos factores intervienen en estos cambios, pues todos los hijos llegan con una historia familiar distinta, y por más planeado que sea, ser padres será siempre un reto en todos los sentidos. Un hijo trae consigo aprendizajes, alegrías y también tristezas, requiere de toda nuestra atención y eso hace que, algunas veces, las parejas se distancien un poco pues toda su energía está concentrada en el nuevo miembro de la familia. Lo más importante es tener una buena comunicación con nuestra pareja y familiares para dejar claras las rutinas y los espacios; esto facilitará mucho las cosas y hará que la llegada del hijo sea una experiencia llena de amor y ternura.

Recuerda que todas somos distintas y que nuestros cuerpos reaccionan de manera diferente al embarazo, pero que en definitiva todas tenemos algo en común y es el amor por nuestros hijos.

¿Qué cambios tuviste después del embarazo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *