¡Gracias papá!

Este día homenajeamos a nuestro primer héroe, a aquel que nos enseñó a dejar los miedos atrás, a vivir la vida sin límites y a creer en nosotras mismas.

Muchas veces, la mejor forma de agradecerles el esfuerzo, la dedicación y el tiempo que nos han entregado a lo largo de sus vidas, es demostrarles que aprendimos todo lo que nos enseñaron, que ahora esos valores y esas cualidades hacen parte de nosotras y que con el mismo amor que ellos lo hicieron, lo transmitimos día a día a los demás.

Hoy, les escribimos para felicitarlos en su día y para recordar cuál fue el mejor legado que nos dejaron:

 

Aún recuerdo las mil historias que me contabas antes de dormir, yo era la protagonista de todas las alocadas aventuras que inventabas para mí. Gracias a esas noches, hoy soy una mujer segura de mí misma, que no le teme a ningún reto ni a ningún “monstruo”, tú me diste el valor para hacerle frente a cualquier escenario, porque de ti heredé la perseverancia, la imaginación y la valentía.

¡Gracias papá! ¡Feliz día!

 

He sido afortunada, he cultivado el don de la paciencia y la calma durante toda mi vida… Eso lo aprendí de ti, papá. Tu carácter sereno ha sido mi mayor inspiración, me ha acompañado en situaciones difíciles y me ha dado la sabiduría necesaria para sacar adelante todos mis proyectos.

Mi amor y gratitud por siempre para ti. ¡Feliz día papá!

 

Soy artista. Cada día me despierto a crear y a expresar mi sentir, y es gracias a ti, papá. Ser auténtica y seguir mi instinto es la mejor lección que me ha dejado tu esencia.

Gracias por tu apoyo incondicional, por tus aplausos y tus sabios consejos. Tu admiración es y será, mi más grande motor y mi herencia más preciada.

¡Feliz día papá, eres maravilloso!

 

 

Disciplina. Una palabra fuerte, seria, rígida, dirían algunos. Para mí significa, amor. Significas tú, papá. Los entrenamientos, las risas, las largas horas perfeccionando técnicas, solo pueden traducirse en tu nombre y tu fuerza.

Cada movimiento, cada jugada y cada premio, es fruto de tu legado y de tu incondicional motivación.

¡La vida me premió contigo! ¡Feliz día papá!

 

Gracias papá, por heredarme tu valentía, gracias a ti soy una mujer fuerte y puedo afrontar las situaciones difíciles.De ti heredé la sonrisa permanente que me hace vivir la vida plenamente, sin preocupaciones y contagiar a los que me rodean con ella.

¡Feliz día!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Ir arriba
[ultimatemember form_id="84"]