Despertar tu poder femenino, un ritual diario

Estamos en un momento épico de la historia, vivimos una época con un pensamiento cada vez más libre y transformador; por eso, este es quizás el periodo más importante de la humanidad en cuanto a aceptación, igualdad y empoderamiento, y, en este ámbito, las mujeres jugamos un papel protagónico y memorable para escribir una nueva historia.

El poder femenino, no es una tendencia pasajera ni un mensaje estampado en una camisa de moda que encontramos en una tienda Fast Fashion, es una posición social, una actitud diaria, un compromiso constante que derrumba estereotipos, miedos y construcciones sociales desiguales; en otras palabras, el poder femenino es un ritual diario.

Los rituales son herramientas catalizadoras para la renovación del ser que implican realizar acciones conscientes de manera deliberada, por eso, lavarse la cara al despertar es un hábito y no un ritual.

Te compartimos tres importantes bases para que pienses en acciones que puedas hacer de manera consciente y así conectarte con este poder intrínseco y milenario que está dentro de ti y que desde tu individualidad aporta al cambio social.

1. Empoderamiento

 

Libérate de rígidos y viejos esquemas mentales que te limitan, permítete día a día soñar en grande y sentirte capaz de hacer lo que pase por tu mente, desde entrar a un club de boxeo hasta aspirar a un cargo gerencial en tu empresa o ser bloggera de viajes.

Para esto, la comunicación contigo misma y el autoconocimiento es fundamental, empieza por conocer a fondo tus debilidades y fortalezas, para tomar mejores decisiones y poner a tu favor tus talentos e identificar tus aspectos a mejorar.

 

2. Independencia

 

Ser una mujer independiente te permitirá tomar el control de tu vida y encontrar la felicidad por ti misma. Para serlo, debes aceptarte, creer en ti misma y amarte tal y como eres, si lo haces tendrás absoluta libertad para hacer lo que quieres y no preocuparte por lo que los demás piensen, porque recuerda que el amor propio es la base de la independencia.

 

3. Seguridad

 

La seguridad es una fortaleza que debes cultivar todos los días, aprende a expresar lo que hay dentro de ti, sin importar si eres tímida o de carácter fuerte. Si quieres ser segura debes empezar por confiar en lo que eres y tienes en tu vida.

No lo olvides: hacer ejercicio, comer bien, cuidar de ti misma, tener el valor de decir “no”, dejar atrás lo que te reprime, aceptar nuevos retos, rechazar la discriminación, valorar y exigir igualdad en tu trabajo, no criticar a otras mujeres, vivir responsable y libremente tu sexualidad, resaltar tu belleza, exponer tus talentos, vestir como deseas, hablar sin rodeos, querer tu cuerpo o escoger algo poco convencional, también hace parte de este maravilloso ritual.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *